MANSILLA DE LAS MULAS

LOCALIDADES
Mansilla Del Esla y Villomar

POBLACION
1.811 Habitantes.

SUPERFICIE
35,4 Km2

CARACTERISTICAS
Situado en la margen izquierda del río Esla, el municipio de Mansilla de las Mulas se compone de tres poblaciones: Villamar, Mansilla del Esla y la propia villa de Mansilla de las Mulas. Situada en tierra llana de páramo y ribera, circunstancia que facilita la diversidad agrícola, la presencia astur en Lancia y posteriormente la romana, permite significar sus antecedentes, pero como tal, Mansilla nace a mediados del s.X con el nombre de Mansela en detrimento de la cercana Mansilla Mayor. Ocupa un lugar estratégico que fue paso de vía romana y posteriormente alto en el Camino de Santiago, donde llegan sus peregrinos a través de la ruta jacobea, pero a pesar de ello se la conocerá como Mansela La Menor, amurallada a partir del s.XII para la defensa del territorio. La villa fue repoblada por Fernando II, hecho que la permitió gozar de fuero y carta puebla donde figura como Mansilla de Ponte y en tiempos de Alfonso VII se establece el Concejo de Mansilla. Tuvo castillo que fue arruinado en el s.XIV por Enrique III en su lucha con el conde de Benavente quien lo poseía en ese momento, posteriormente paso a ser de Gil Vázquez de Acuna y finalmente de los almirantes de Castilla, titulo que tenia la familia Enriquez. De sus anos de esplendor solo nos queda la iglesia de San Martin de las siete antiguas que tuvo, el convento de San Agustin, s.XVI y la muralla, del s.XII, reconstruida un siglo despues y una vez mas en el s. XIV, destacada por su gran tapial de cal y canto, formando una serie de curvas o sinuosidades que acaba coronada con almenas sin saeteras, única obra medieval que hay en la provincia. De las cuatro puertas que se abrían en la muralla, la mejor conservada es la conocida como Arco de la Concepción. Por ella entraban los peregrinos que llegaban a Mansilla utilizando la Calzada de los Peregrinos, pues aquellos que habian utilizado el Camino Real Francés lo hacían a través de la Puertas de Santiago, recientemente restaurada. Existe una puerta secundaria, el Postigo, que a través de un callejón empedrado nos conduce al rio, desde donde se divisa una sugerente panoramica de la muralla, el puente y la ribera del Esla. Con el pasar de los siglos y el aumento de su importancia en el Camino de Santiago, Mansilla se fue poblando de templos, conventos y hospitales. La iglesia parroquial de Santa Maria, se documenta en el s.XII, aunque actualmente apenas se conserve nada de aquellos tiempos, excepto una escultura de piedra, que representa a la Virgen con el Nino, obra selecta de finales del s.XIII y análoga al Apostolado de la Catedral de León. La iglesia de San Martín, con su sólida torre, la armadura mudéjar a su cabecera y su airosa portada, ha sido restaurada para acoger la Casa de la Cultura. La lista se completa con el santuario de la Virgen de Gracia, que alberga la hermosa talla de la patrona realizada por el escultor leones Víctor de los Ríos, y los restos del Convento de San Agustín , fundado en el s. XV por el Almirante de Castilla, fue un centro cultural de primer orden. Es destacable también, dentro de su extenso patrimonio arquitectónico, el Puente, cuya parte mas primitiva data del s.XII. Consta de ocho bóvedas de canon presentando fabricas diversas correspondientes a siete siglos de construcciones y reparaciones, debido al mal clima, a la mala cimentación y a la construcción de una gran avenida en el s.XVIII. Si el pasar del tiempo ha contribuido a la desaparición del su patrimonio arquitectónico y religioso, le ha dado a la villa por el contrario un cambio en su solidez a sus ferias de ganado y mercados, hasta el punto de que la villa se terminaría denominando de las Mulas. La feria por excelencia es la de San Martín, celebrada el 11 de noviembre de cada ano. Lo mas típico en ella, además del trato con el ganado, es la degustación del plato por excelencia de Mansilla: el bacalao, que preparado al estilo mansilles con tomate resulta una delicia, así como la chanfaina y el salpicón de monte, destacadas como especialidades de la villa. Los tomates de la villa, asi como los productos hortícola, cultivados en las fértiles vegas del Esla, son de extraordinaria calidad, hasta el punto de haberse convertido en centro de la Feria de Tomate que se celebra desde hace anos en el ultimo domingo de agosto. Existe también una fiesta, original y recomendable, que se celebra en la ultima semana de julio y es la Fiesta Medieval, primera en celebrarse en la provincia de León. Destacable es también la celebración de la festividad de San Isidro, patrón de los agricultores, en Villomar. Allí celebran a su santo con la particularidad de echarle al cuello una cuelga de roscas y caramelos que lucirá durante toda la procesión. Acompañando a las festividades mas destacables, como son las citadas anteriormente, no hay que olvidarse del mercadillo semanal de los martes, la Semana Santa, donde los cofrades de tres cofradías existentes en Mansilla de las Mulas posesionan las imágenes y la romería de Ntra. Sra. De Gracia el 8 de septiembre. Cuantos viajeros se acerquen a Mansilla de las Mulas, serán testigos de su exquisito patrimonio artístico, etnográfico, natural y arquitectónico, sin olvidarse del barro y el adobe, de sus palomares, distinguiéndose el de mas altura de la provincia, que sin duda alguna, el municipio entero, ha de encandilar.